Planificación fiscal de la inversión financiera (I)

Una parte muy importante de la planificación patrimonial depende de una correcta optimización fiscal de, entre otras partes del patrimonio familiar, las inversiones financieras. En la mayoría de los países occidentales con esquemas tributarios similares al español, las estrategias básicas de planificación / optimización fiscal del patrimonio financiero se fundamentan en el diferimiento de la tributación.

El diferimiento fiscal no es en puridad una estrategia de optimización fiscal, sino más bien de gestión financiera del patrimonio y para entenderla hay que introducir dos conceptos básicos financiero-fiscales: Los productos financieros de reparto y los productos financieros de acumulación. Estas dos categorías hacen referencia a los tipos de productos financieros más característicos en función de cómo se genera la rentabilidad y la liquidez para el inversor.

En el caso de los productos de reparto, pensemos por ejemplo en un depósito bancario, la rentabilidad del producto se pone de manifiesto recurrentemente a través del pago de intereses. Esta generación de liquidez recurrente supone el devengo de tributación por el impuesto sobre la renta del perceptor de la rentabilidad (normalmente en el momento de su cobro -a través de la retención- y / o posteriormente en su declaración principal -con carácter anual habitualmente-).

Por el contrario en los productos / vehículos de acumulación, el fondo de inversión es usualmente el producto más representativo de esta categoría, la rentabilidad del producto se acumula al capital no generando tributación en sede del propietario del activo financiero (a salvo de la tributación en el vehículo de inversión, si aplica). Únicamente se producirá la tributación de la plusvalía latente del activo cuando éste sea vendido (con ciertas peculiaridades en el caso del régimen fiscal de traspasos de los fondos de inversión, que comentaremos en otra ocasión) lo cual tiene tres beneficios principales: (i) Permite diferir en el tiempo el pago de impuestos sobre la rentabilidad pudiendo generar beneficios adicionales en periodos posteriores sobre la parte de la ganancia que no se ha convertido en impuestos todavía (la magia del interés compuesto), (ii) nos permite decidir en qué momento generamos las plusvalías tributables de manera que sea más eficiente a efectos fiscales (planificación de las normas de integración y compensación de rentas) y (iii) en las ventas parciales sólo se tributará por la parte de la plusvalía latente asociada a la parte vendida, no sobre la totalidad de la liquidez recibida en la venta (optimización de la obtención de rentas / liquidez para consumo personal).

No obstante lo anterior, si bien estas dos categorías son fundamentales para entender la planificación / optimización fiscal de rentas personales, es evidente que la mayoría de productos financieros “beben” en diferentes proporciones de ambas categorías (por ejemplo, las acciones cotizadas son un producto de reparto por los dividendos y un producto de acumulación por la revalorización del propio título). En cualquier caso, podemos ver las diferencias fundamentales en la fiscalidad de ambos tipos de productos / vehículos de inversión a través del siguiente esquema*:

Gráfico presentación PP

* A tener en cuenta que se ha utilizado como tipo de gravamen único el marginal de la escala de gravamen de la base del ahorro, aunque en la actualidad únicamente se aplica dicho tipo de gravamen a la base liquidable del ahorro que exceda de 50.000 euros. Además no se ha tenido en cuenta la posible tributación en sede del fondo de inversión.

Si bien este sistema de planificación fiscal es, como se dice en el mundo financiero, puramente “plain vanilla“, es decir, de lo más sencillo y común, no se puede obviar que es el fundamento de la planificación fiscal de rentas y, en legislaciones tributarias como la española, un engranaje fundamental en la planificación del Impuesto sobre el Patrimonio, como veremos en una futura entrada.

Por supuesto se aceptan comentarios y, si te parece interesante, COMPÁRTELO.

Abril 2015

Anuncios

3 comentarios en “Planificación fiscal de la inversión financiera (I)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s