Qué es la planificación patrimonial

En el ámbito de la administración de un patrimonio, más o menos elevado, existen diferentes “jugadores” con responsabilidades usualmente bien definidas: gestores financieros (tanto dentro de las estructuras de las entidades financieras como, cada vez más, que prestan sus servicios de forma independiente), “brokers” inmobiliarios, consultores empresariales y abogados que prestan sus servicios especializados en diversas áreas del derecho (fiscal, civil, mercantil,…), principalmente. Todos estos especialistas pueden dar una visión más o menos amplia de lo que es la planificación patrimonial desde su particular punto de vista especializado. No obstante, en muy pocos casos, alguien puede dar una visión integradora de estas áreas con el fin de resolver las necesidades personales y familiares del propietario del patrimonio desde una perspectiva holística.

En mi opinión, es esta perspectiva integradora la única que puede calificarse como planificación patrimonial y la que, en esta época de hiper-especialización en el ámbito de los servicios de asesoría y consultoría, puede dar un verdadero valor añadido. Así pues, visualmente y sin ánimo de ser exhaustivo, la planificación podría resumirse en un gráfico como el siguiente:

Gráfico presentación PP

Como se puede ver, la planificación patrimonial se proyecta sobre las tres patas tradicionales en que se separa el patrimonio en función de los activos en que está invertido (sin olvidar, por supuesto, los pasivos que financian, en su caso, dicho patrimonio):

– El patrimonio financiero,

– El patrimonio inmobiliario y

– El patrimonio empresarial.

Sobre cada una de éstas masas patrimoniales se superponen las áreas de asesoramiento principales que afectan indistintamente al patrimonio familiar, no en función de su composición sino en función de los sujetos que ejercen su influencia sobre el patrimonio. Este asesoramiento se pude dividir también en tres grandes grupos:

– Asesoramiento vital sobre los objetivos de la persona y la familia.

– Asesoramiento legal para la consecución de dichos objetivos.

– Asesoramiento fiscal para la optimización de la estructura patrimonial familiar en el tiempo.

A lo largo de la vida de este blog intentaré ir profundizando en todos estos aspectos con dos objetivos principales. Uno puramente egoísta: poner en claro mis ideas y recibir “feedback” que me permita ampliar mis conocimientos, y otra algo más “altruista”: poner en manos del público general alguna información, ideas y consejos que puedan ser útiles a lo largo de toda la vida económica de la persona y de su familia.

Espero que sea de interés. Por supuesto, se aceptan comentarios.

Anuncios